BACTERIOCINAS: GUÍA PARA PRINCIPIANTES

¿Qué son las bacteriocinas y por qué son importantes para el buen funcionamiento de nuestro organismo?

Las bacteriocinas son sustancias antimicrobianas producidas por bacterias y microorganismos que habitan en nuestro sistema de forma natural. Estas proteínas se encargan de atacar a las bacterias externas que intentan colonizar nuestro organismo.

Su origen está en nuestra microbiota y las bacterias que la componen. De esta forma, las bacterias producen diversas sustancias que poseen propiedades antibióticas como los ácidos orgánicos, el agua oxigenada y las bacteriocinas.

¿Cuáles son sus funciones?

Las bacteriocinas nos defienden, son un arma natural de nuestro organismo.

Se componen de 30 a 60 aminoácidos formando pequeñas moléculas, que “actúan en las membranas bacterianas, destruyendo la pared celular por formación de un poro o por inhibición de la síntesis de la pared celular, dando como resultado la muerte bacteriana” (1).

Existen diferentes tipos de bacteriocinas como, por ejemplo, aquellas que son termolábiles, producidas por bacterias Gram negativas y que desarrollan un papel clave en la inhibición de la síntesis de pared celular y la despolarización de la membrana.

En general, las bacteriocinas están diseñadas para inhibir el crecimiento de otras bacterias y son claves para evitar la colonización de patógenos que intentan atacarnos.

¿Cómo podemos ayudarlas en su función?

Aunque las bacteriocinas se encuentran de forma natural en nuestro organismo, existen cepas probióticas capaces de producirlas para que realicen la misma función.

Una de ellas es Streptococcus salivarius K12. Entre sus propiedades, se encuentra la producción de dos salivaricinas que pertenecen al grupo de las bacteriocinas: salivaricina A2 y salivaricina B, las cuales son responsables de inhibir el crecimiento de algunas bacterias (2).

Esta capacidad demostrada inhibitoria de Streptococcus salivarius K12 es utilizada en probióticos como Probactis Strep®, enfocado en las defensas de nuestro oído y garganta para un buen mantenimiento de la microbiota oral.

Referencias:

  1. An Microbiota Probióticos Prebióticos. 2020;1(1):1. XI Workshop Sociedad Española de Microbiota, Probióticos y Prebióticos. Retrieved from: https://semipyp.es/pdf/anales/vol1_num1.pdf
  2. An Microbiota Probióticos Prebióticos. 2020;2(2):125-127. XI Workshop Sociedad Española de Microbiota, Probióticos y Prebióticos. Retrieved from: https://semipyp.es/pdf/anales/vol2_num2.pdf
Comparte ahora este contenido: